Conocí a Diana, en su taller del Fénix, no conocía nada de su trabajo, y he de decir que ahora mismo es uno más de mis referentes. Llevo casi 20 años practicando artes marciales tradicionales japonesas, y creo entender el concepto de maestro. Creo que ocupas ese lugar, eres una maestra que muestra el camino y da las herramientas a sus discípulos.

Me encanta la gente que se ilumina cuando te habla de lo que le gusta, como Jorge, cuando estuvo contándonos lo de su juego de tablero, esa ilusión me emociona, y a ti te la vi durante toda la semana. Disfrutas con esto, crees en ello, te ilusiona y te motiva y eso arrastra a la gente.

Y otra cosa que me ha sorprendido y que no sé si será igual en otros retiros de este estilo, es que el/la terapeuta se implica en las dinámicas como uno más.  Verte llorar desconsoladamente, o corretear saltando por el jardín, fue algo totalmente inesperado, pero que hace que confíe en lo que estás haciendo porque tú eres la primera que se pone a hacerlo.

Ha sido un placer y un honor haber participado en el Renacer del Fénix 2018 y haberos conocido a tod@s.