¿Por qué muchos famosos hoy en 2019 son macrobióticos o vegetarianos?
22 abril, 2019
Ritual del solsticio y la lámpara de Aladdin
19 junio, 2019

Mis top cinco consejos para quererte con la comida

¿Sabías que existe una delgada y frágil línea entre querer comer sano y entrar en una obsesión tóxica con la comida?
Querer comer bien puede llegar a convertirse en una forma más de maltrato mental, de tu mente, sobre tu cuerpo.
Cuando no abres el corazón y aprendes con amor a nutrirte, cuando te dejas llevar de ese “querer hacerlo todo bien”. Y además aplicamos con rigidez mental lo que aprendemos.
El tema de la comida puede llegar a convertirse en fuente de muchos problemas.
Cada día veo muchísimas personas en consulta, ¿Sabes? Y he llegado a la conclusión de que suelen venir más desequilibradas y enfermas las personas, cuanto mayor es la obsesión por comer sano que tienen. En el momento que entra la mente, y dejamos de escuchar a nuestro cuerpo, empezamos a cometer errores y desequilibrios.
Sobre todo porque en estos días hemos perdido de vista el equilibrio. Un equilibrio que nuestros ancestros sí tenían ya que ellos se ceñían a lo que producía la naturaleza, de forma espontánea.
Hoy, con la manipulación de la industria alimentaria, realmente fabricamos “animales” y vegetales, que no son ni naturales, ni muchas veces de la zona geográfica. Por lo tanto es muy fácil caer en desequilibrios, excesos y carencias.
Queremos pasar de la dieta de nuestra abuela, o nuestra madre a algo más natural y energético, y esto está muy bien, pero nos olvidamos de que, esos menús antiguos, ya eran de por sí equilibrados, mientras que las nuevas modas, “vegetarianas”, paleolíticas, incluso “macrobióticas”, requieren “educación”, ya que son nuevas en nuestra vida, y no necesariamente estarán bien balanceadas.
A menudo queremos mentalmente, comer más sano, o ser vegetarianos, y nos olvidamos del equilibrio de macronutrientes, proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas. Entonces, lejos de sanar, nos enfermamos más. Por ello ofrezco diversos videos informativos, y incluso un Máster en alimentación donde se puede aprender, cómo incorporar estos nuevos alimentos integrales. En realidad no son nuevos, sino rescatados de un pasado más natural. Pero en nuestros días tenemos que aprender cómo usarlos sin perder la salud. Y manteniendo el equilibrio adecuado.
Hoy veo más caos y desinformación que hace años.
Esto pasa porque lo hacemos todo de forma muy mental, sin ternura ni amor hacia nuestro cuerpo. Entre otras cosas.
Y es que lo primero es el amor, para cualquier cambio que queramos incorporar, pero sobre todo para la alimentación.
La primera forma de amor que recibimos al entrar a la vida, es la leche materna, y el amor de nuestra madre.
Para nuestra psique, amor, nutrición y madre son sinónimos.
¿Sabías que una mala relación afectiva con tu madre de pequeño puede hacerte engordar toda tu vida?
Si, además la falta de amor en nuestra vida, nos hace llenarnos de grasa corporal, para protegernos del exterior. Muchísimas personas obesas, lo único que necesitan es más amor, para poder soltar y adelgazar. Esto lo provoca la subida del cortisol en la sangre entre otros factores.
¿Sorprendente no?
¿Sabías que muchas obsesiones con comer sano tienen que ver con una mala relación con la madre o la parte femenina de la psique?
Por eso considero crucial aprender a abrir el corazón. Incluso antes de empezar a querer comer mejor.
Para mi, lo primero es abrir el chacra corazón y comenzar a amarse más. Además cuando está activo el corazón, aumenta nuestra energía vital, vibramos más alto y podemos adelgazar de forma más fácil.
Este tipo de alimentación o energía fuego, es la dieta más adelgazante, y depurativa que podemos hacer para elevar nuestra vibración. ¿Te gustaría comprobarlo? Clica aquí.
Si quieres cambiar tu dieta, primero has de aprender a amarte.
Porque esto va a marcar la diferencia entre querer comer bien, y querer entrar en lucha con los alimentos y la nutrición.
De momento mis 5 top consejos para amarte con la alimentación son:
– Come productos naturales, sin procesar y de la mayor calidad.
– Cocínalos sabrosos, aprende recetas nuevas, sé creativo en la cocina, escucha que sabores te pide tu paladar, disfruta cocinando y comiendo.
– Deja un porcentaje de comidas con amigos, libres, sin “mentalizar” lo que comes, solamente lo que te apetece, y si no es muy sano come poca poca cantidad, pero disfrutándolo como un capricho.
– Aprende sobre nutrición, sobre recetas y cocina, con fuentes serías e informadas.
– Dedica cada día un tiempo a quererte, a sentirte bien, y escribe cómo te sientes y que deseas en la vida.
Te deseo mucho amor y buenos nutrientes.
Un abrazo grande, y gracias por leerme.
Diana

3 Comentarios

  1. Luz dice:

    Gracias Diana

  2. Andrea dice:

    Gracias Diana a vos. Soy Andrea y tengo un sobrepeso de años , desde el primer embarazo de mi hija que hoy ya tiene 23 años y no logré bajarlos. Siempre desde pequeña tuve problema en mi relación con la comida, siempre como más de lo que corresponde, y creo que está nota tuya la voy a tomar como lectura de cabecera todas las mañanas.

  3. Irma Falcon dice:

    Gracias Diana, estoy en esa lucha con la comida querer tener un peso saludable. Dejar las harinas. Soy de Argentina. Te amo gracias por existir 🙋😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *