La muerte del Gurú

El pasado tres de febrero llegó el año nuevo chino, año del mono de fuego. Entró la energía de la primavera, con toda su fuerza de crecimiento de lo nuevo.

Los árboles empiezan a florecer, cerezos, almendros y prunos, están ya vestidos de primavera.

Nuestro hígado nota que hace más calor y hay más luz, y empieza el ascensode Ki, primaveral. Sube la cantidad de sangre para que aumentemos nuestra vitalidad y demos empuje a nuestras vidas y proyectos.

Como arquetipo en nosotros cuando este órgano está equilibrado es nuestro líder interno. Esa parte que desea crecer y desarrollarse, que es flexible y se adapta a los cambios y que constantemente desea renovarse… exactamente como la vida en primavera.

Es nuestro líder, guía o maestro interno, ese que nos lleva a salir de la zona cómoda y a cumplir nuestros proyectos y propósitos de crecimiento personal, expansión y realización.

En estos tiempos, creo yo que es importante retomar este arquetipo interno y dejar de buscar Gurús a quien seguir. Si, Gurús, esas personas que son únicas, porque tienen “dones” de nacimiento, porque son inaccesibles y diferentes, y que parecen inhumanas, a las que nos suele gustar tanto admirar y seguir. Esas mismas que, parecen tan lejanas que nunca podremos alcanzar.  Que dicen ver y saber cosas que nunca podremos llegar a aprender, o que dicen estar en “lugares” energéticos en los que nunca podremos estar. Esos mismos que generan una dependencia de sus seguidores eterna, y que los atrapan en ese rol, de eternos seguidores y aprendices, del que ya no logran salir.

Opino que es crucial que dejemos morir a este tipo de patrón, lejano e inaccesible, para sustituirlo por un maestro auténtico, coherente y cercano, que nos ayude a descubrir dónde está nuestro guía interno.  Como encontrar nuestro liderazgo, cual es nuestra fortaleza. Sólo desde ahí podremos encontrarnos, amarnos, valorarnos y vernos a nosotros, en lugar de seguir mirando y admirando lo de fuera.  Así recuperar nuestro poder y cambiar nuestras vidas. Encontremos alguien tan coherente y honesto con el cambio y el avance, que en lugar de hacerse “admirable”  y “valioso”, nos devuelva nuestro poder y nuestro valor. Probablemente resulta menos atractivo de seguir, pero mucho más útil cuando se trata de descubrirte y mejorar tu vida.

Dejar de ser seguidores grises del montón que ovacionan a otros, para ser líderes.

En estos tiempos estamos sobrados de Gurús y seguidores. Por otra parte hacen mucha falta, es urgente que tengamos un aumento de líderes.

Personas que contagien con su entusiasmo y su transformación allá a donde vayan, para que las cosas puedan salir de los antiguos patrones y entrar en los nuevos paradigmas. Al contrario de lo que nos cuentan que no hay trabajo, veo escasez de líderes conscientes por donde voy y mucho trabajo disponible y por hacer. En busca de que alguien lo conquiste y realice.

Faltan maestros despiertos en los colegios y guarderías, en los hospitales, en los restaurantes, en los lugares donde se realizan los menús para hospitales, guarderías colegios y residencias, faltan médicos conscientes, enfermeras, ecologistas…publicistas despiertos, terapeutas, sesiones de meditación e inteligencia emocional en los institutos y un largo etcétera…¿Como podemos estar “parados”?

Hacen falta personas despiertas en todas partes, líderes que traigan lo nuevo. Sobran borregos que siguen a otros, y faltan personas que crean en si mismas y puedan enseñar. Desde la igualdad, de que todos somos lo mismo, y estamos juntos en este planeta para lo mismo.

En mi opinión es necesaria la muerte del gurú que genera seguidoresy el nacimiento del maestro o guía que genere otros líderes.

Es necesario devolverle a las personas su poder y su valía, que es enorme. El valor de una sola persona, consciente feliz y positiva es infinito, para el momento que vivimos. Personalmente estoy más que aburrida de personajes ficticios y “diferentes”. Creo en la fuerza y el poder de cada uno de los seres humanos, cuya vida y cuya historia personal puede ser crucial en un momento dado, para salvar otro pedazo más de Amor y de vida del conjunto de realidad que compartimos.

Si estás leyendo esto te deseo que …Ojalá encuentres tu fuerza, ojalá te ames de verdad, ojalá encuentres tu vulnerabilidad y tu humildad…ojalá Seas Uno.  Un abrazo inmenso.

 

Diana López Iriarte.